junio 19, 2013

Por las buenas o por las malas

En Chile, las próximas elecciones son una nueva oportunidad para debatir distintas posiciones y miradas en torno al pasado, presente y futuro del país. En medio de este debate, las palabras de un destacado abogado constitucionalista, Fernando Atria, ha logrado que la derecha haga gárgaras con ellas poniendo el grito en el cielo por una supuesta voluntad de la oposición por cambiar la constitución que nos rige por cauces extrainstitucionales.

Los mismos que hoy se escandalizan ante la búsqueda opositora de alternativas que posibiliten un cambio en las reglas de juego que gobiernan nuestra convivencia, son quienes la impusieron “por las malas”.

Sería bueno que recuerden bajo qué circunstancias fue impuesta la constitución que nos rige. En tiempos del innombrable, cuando su palabra era ley, y entre quienes le rendían pleitesía se encontraba Jaime Guzman, el ideólogo de la constitución y fundador de la UDI, partido destinado a perpetuar el buen nombre del innombrable. Inventó un plebiscito fraudulento, sin registros electorales, allá en 1980, cuando la oposición era perseguida. Entonces, Eduardo Frei Montalva, sacó la voz en un histórico acto en el teatro Caupolicán, denunciando los atropellos. Dos años después, su voz fue acallada con su muerte.

Quienes hoy rasgan vestiduras ante una modesta advertencia de un abogado constitucionalista, son los herederos de quienes impusieron la constitución que nos rige “a las malas”. Entiéndase bien: nadie quiere cambiar la constitución a las malas, por el contrario, lo que se quiere es cambiarla “a las buenas”. El país demanda una constitución “por las buenas”, y la inmensa mayoría del país así lo quiere. Son otros quienes nos han impuesto e imponen una constitución “a las malas”. Una minoría, que por más de 30 años, ha logrado perpetuar una constitución que la mayoría rechaza. Una minoría que impuso cerrojos en la constitución que limitan los cambios solo a aquellos permisibles por esa misma minoría. Ella manda aunque gobiernen otros.

Este es el drama de Chile. Desde los 80 la constitución ha sufrido múltiples cambios, pero solo aquellos que la minoría admite, por tanto, estamos jugando en una cancha a la pinta de la minoría, siempre con viento a su favor. ¿Hasta cuándo? Este veto se está haciendo insostenible a la luz de las explosiones sociales que de tanto en tanto, en los más diversos rincones del país, y cada vez más frecuentemente, se están dando.
Los nudos que debemos desatar, queremos desatarlos por las buenas, pacíficamente, y ello demanda algún grado de disposición de parte de una minoría que se cierra a la construcción de un país más integrado, que no quiere guerra, sino paz, que no quiere jóvenes encapuchados, sino jóvenes estudiantes, que no quiere adultos mayores con pensiones miserables, que no quiere más abusos de los de arriba sobre los de abajo. ¿Es mucho pedir?

1 comentario:

Víctor Ramió dijo...

Hola Rodolfo. Veo que estás muy activo en el blog. No como yo, que apenas alcanzo a publicar un artículo al mes.
Sobre el tema: ¿Se chispoteó el ex presidente Lagos que cuando firmó la constitución (modificación) indicó que ahora sí que tenemos una constitución democrática?
El desprestigio de los políticos se lo tienen bien ganado. Bailan al ritmo de la música que está de moda. Su inconsecuencia es abisman-te.
Llega la ex presidenta Bachelet diciendo que los ricos no deberían tener educación gratuita. A los pocos días, seguramente aconsejada por sus asesores, cambia radicalmente el discurso. Eso era el discurso de la derecha.
La ex presidenta dio un bono marzo. La entonces oposición rasga vestiduras. Y cuando son gobierno, hacen exactamente lo mismo.
Fuerte crítica de la Concertación porque Andrés Allamand fue candidato protegido. Y ahora hacen lo mismo con Camila Vallejos.
La coalición actual de gobierno, se ha opuesto en el pasado y en las propuestas futuras a subir el impuesto a las empresas, por ser contrario al desarrollo. Pero ahora que tienen ellos la guitarra, los subieron del 17 al 20%.
La lista puede ser interminable.
Aquí no es que haya un bando de los buenos y otro de los malos. Son todos poco creíbles. Una lástima.
Saludos.

 
Blog Directory