abril 28, 2017

La DC en la encrucijada

Este fin de semana tiene lugar la junta nacional de la democracia cristiana (DC) donde se definirá el curso a seguir en relación a las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias.

La relevancia de esta junta está dada porque de la decisión que se adopte –ir a primarias o a primera vuelta- dependerá el devenir político nacional, junto al hecho que la decisión que adopten otros partidos, depende de lo que de allí emerja.

La junta se reúne para adoptar una decisión difícil, compleja, en un contexto también difícil y complejo. El eje PS-DC que ha dominado la escena política en las últimas décadas se encuentra resquebrajado. El signo más visible de este resquebrajamiento fue la reciente decisión del PS de no levantar candidatura propia alguna y respaldar la de Alejandro Guillier.

Esta junta tiene lugar en un momento que invita a la reflexión de quienes están en una u otra postura. Los partidarios de ir derechamente a la primera vuelta se basan en la necesidad de desmarcarse de la Nueva Mayoría (NM), donde no pocos se sienten incómodos, para perfilarse, identificarse con nitidez, desde ya con miras a las elecciones de fin de año. Este perfilamiento sienten que no están en condiciones de ponerla en marcha para las primarias en virtud del escaso tiempo disponible. Además, perciben un aislamiento y distanciamiento por parte de los restantes partidos de la NM, aparte que nunca les ha acomodado estar junto al PC.

Quienes privilegian ir a primarias se basan esencialmente en la necesidad de preservar la coalición de gobierno y la actual representación parlamentaria, dado que asumen que de no haber primarias, difícilmente pueda haber una única lista parlamentaria. De hecho, tanto el partido radical (PR), como el partido por la democracia (PPD) y el PS han advertido que sin candidatura única, no habrá lista parlamentaria. Los partidarios de ir a primarias temen que ir a primera vuelta facilita la elección del candidato de la derecha, particularmente si éste emerge de elecciones primarias. Sería una paradoja que al final del día el candidato de la derecha emane de una primaria promovida por la NM, y que ésta no sea capaz de resolver el tema d ela candidatura presidencial por esa vía.

Como puede verse, la DC se encuentra en una encrucijada, que si bien no tiene que ver con aspectos estratégicos, sino tácticos, la decisión que se adopte tendrá consecuencias estratégicas de corto, mediano y largo plazo.

Todo ello en momentos en que la agenda política ha estado centrada en la corrupción que está afectando los más diversos ámbitos, tanto empresariales, como políticos y militares. Entre quienes integran la junta DC estará muy presente la expresión de Renán Fuentealba, expresidente del partido y militante histórico asociado a los sectores de avanzada dentro de la DC, cuando a sus 100 años afirmó que "prefiero un partido chico, pero decente; a uno grande corrupto”.

No hay comentarios.:

 
Blog Directory