mayo 20, 2014

El diablo metió su cola: las universidades que lucran

La reforma educacional que impulsa el gobierno, está partiendo con la decisión de intervenir aquellas universidades cuyos alumnos están quedando a la deriva, y la presentación de proyectos de ley destinados a poner fin: a) al lucro en la educación básica, media y superior; b) al copago, esto es, al financiamiento compartido; y c) a la selección de alumnos, al menos en los establecimientos con financiamiento público. En esta ocasión me referiré a la primera de las medidas. En sucesivas columnas me referiré a las restantes.

En la década de los 80 las universidades fueron creadas con tal laxitud, que no se exigen requisitos de ninguna índole: basta con una mera presentación ante el Ministerio de Educación para que se echen a andar. Y sin perjuicio que por ley no podían lucrar, lo concreto es que hay universidades que han lucrado al margen de la ley al amparo de la falta de fiscalización. Todo esto, por no disponerse de atribuciones para ello, por omisión o porque las argucias legales lo posibilitaron. Como resultado de este laissez faire, tenemos universidades que han abusado y estafado groseramente a miles de estudiantes. Por tanto tras la decisión del gobierno de intervenir las universidades está el escándalo público generado por la vulneración de la fe pública.

En consecuencia, el objetivo de la intervención no es otro que el de proteger a estudiantes perdidos en la noche, lo que no garantiza que dejen de estarlos. Personalmente prefiero las políticas preventivas antes que las correctivas, esto es, que no cualquier torrante pueda crear una universidad como es lo que ha estado ocurriendo en todas estas décadas al amparo de un neoliberalismo ramplón inoculado en tiempos de dictadura, que persiste y es promovido en muchos casos, incluso desde púlpitos académicos, con total descaro y sin ek más mínimo espíritu crítico.

Ahora, estos mismos neoliberales que nos metieron en este follón, levantan la voz contra los peligros que encierra la intervención, olvidando que la libertad de mercado tiene límites que han sido sobrepasados una y otra vez por ellos mismos. Sus responsables, que andan sueltos como Pedro por su casa, omiten la existencia de miles de universitarios endeudados y con sus esperanzas rotas, De eso, no hablan, a lo más afirman que ellos, libre y voluntariamente decidieron meterse en el forro. Así es como el diablo metió su cola.

Cuando el innombrable abrió las puertas a la creación de nuevas universidades privadas, y por ley las declaró sin fines de lucro, no fue por azar, ni por un arranque de inspiración divina, ni por bondad o un estatismo oculto en las profundidades de su psiquis. Fue porque quería que el foco de las nuevas universidades fuera contrarrestar la influencia de la izquierda en la cultura, el pensamiento y la formación de los futuros dirigentes políticos y conductores del país.

Pero no faltaron los malandrines, que sobándose las manos, vieron una nueva oportunidad para hacer negocios aprovechando la alta demanda por educación superior que no estaba siendo satisfecha. Y nacieron las universidades docentes, que abrieron sus puertas de par en par sin el más mínimo pudor. Universidades sin nada, donde los edificios no son de ellas, los lugares en que están emplazadas tampoco, y ni siquiera muchos de los servicios complementarios como los de aseo y ornato, de vigilancia, de alimentación. Incluso con una limitada base de profesores, pues el grueso son profesores por hora, llamados profesores taxi. Todo subcontratado, donde todo lo que no es de ellos, si es de ellos, pero bajo el nombre de otras empresas.

De esta forma, se pagan a sí mismos, pagándose arriendos, servicios prestados por empresas que son de los mismos dueños de las universidades. Por ahí se va el lucro, no con palas, sino que con camiones!!! Todo legalmente y por eso ha sido tan difícil pararlo. Porque el diablo metió su cola. Cuál diablo? La del diablo que agrupa a los malandrines sin escala de valores, o que la tienen por los suelos, que promueven la eficiencia sin enfatizar con igual fuerza la necesidad de que existan ciertos cánones ético-morales que tiren por la borda las mejores intenciones.

El resultado es lo que tenemos. Pobres endeudados a más no poder, en aras de un futuro que jamás verán, y cuyas deudas van a parar a las arcas de los pobres propietarios de universidades para que vivan y viajen como reyes.

Por eso el malestar reinante. Por eso la bronca existente. Salir de esto nos va a costar sangre, sudor y lágrimas!

No hay comentarios.:

 
Blog Directory