diciembre 26, 2012

Un vistazo panorámico internacional

En esta ocasión, intentaré hacer un balance del 2012 de carácter internacional, visto desde un rincón del mundo, Chile. El Medio Oriente sigue en ascuas, Palestina ha logrado seguir avanzando en su propósito de ser reconocido como un estado, mientras Israel se resiste a asumir una realidad que más temprano que tarde terminará por asentarse, la existencia de dos estados. La democracia en dicha región sigue al debe no obstante que las dinastías parecieran estar en decadencia. Túnez, Egipto, Libia registran avances, no consolidados, mientras Siria vive una guerra civil bajo un gobierno que se resiste a caer, pero que sabemos terminará cayendo por la fuerza de la gravedad.

Europa pareciera estar borracha, en el sentido de no saber qué hacer, sumergida en una crisis financiera cuya fórmula para resolverla está pendiente. Las recetas oscilan de un extremo a otro, mientras unos aspiran más medidas de austeridad, otros postulan que ellas solo acentuarán la crisis. Por momentos la realidad resulta patética, sobre todo cuando uno mira a Italia, donde Berlusconi, no sé con qué ropa, aspira a retomar su conducción política luego de todos los escándalos en que ha estado involucrado. Si llegara a ganar, significa que la crisis no solo es financiera, sino que moral.

En USA, la reelección de Obama, no sin dificultades, porque las esperanzas que generó su primera elección no se han visto concretadas, constituyen una nueva oportunidad para hacer lo que hay que hacer, como lo demuestran una y otra vez las masacres que de tiempo en tiempo acaparan los noticiarios del mundo: dejar atrás una sociedad psicótica que solo atina a armarse hasta los dientes, para ser “el guardián del mundo”, y para protegerse a sí mismos. Al final se está matando a sí mismos. Frenar la liberalidad en la compraventa de armas es una simple patita de lo que hay que hacer.

En América Latina, la escena en este año está dominada, sin duda alguna, por Venezuela, con Chávez a la cabeza, ya sea por su oposición a USA, sus políticas, su histrionismo, su relación con Cuba, sus excentricidades, por la enfermedad que padece, como por las operaciones y tratamientos a que está siendo sometido.

En lo personal, no es santo de mi devoción, tampoco lo es Castro en Cuba, ni nadie que concentre para sí la totalidad del poder. No me gustan los gobiernos personalistas, cuyo lema pareciera ser “yo o el caos”; no me gustan quienes se eternizan en el poder, con o sin elecciones. No me parece que un personaje sea tan esencial como para que tenga que estar 15, 20, 25, 30, 35 o más años en el poder, que más encima, cuando se tiene que ir por enfermedad o por muerte, tenga que dejar el poder a un hermano o pariente o amigo o una esposa. No me calza. Prefiero gobiernos institucionalizados, donde al país le vaya bien, no por la voluntad de un mesías, sino que por el funcionamiento de un andamiaje institucional que resguarde los derechos de todos, particularmente de los más débiles. En síntesis, no me compro el cuento de ningún mesías, sea de izquierda o de derecha. Pueden servir para momentos críticos, circunstancias excepcionales, y por ello mismo, son coyunturales, no permanentes.

Cuando se perpetúan, inevitablemente, se cae en corruptelas, nepotismos, clientelismos que terminan descomponiéndonos e invalidándonos como sujetos con derechos y deberes.

Feliz año nuevo a tod@s!!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero que el año 2013( a pesar de terminar en 13) sea un año repleto de claridad para vos, y asi poder ir desifrando la compleja y corrupta politica que tenemos en Latino America y el resto del mundo
Feliz Año!!!!!!!!

Nicole dijo...

Me gustó eso de la Europa emborrachada, me parece que sintetiza bien la desorientación y el desatino con la que se está manejando la crisis

 
Blog Directory