agosto 16, 2012

Cayó el telón de las olimpíadas

Mientras en Chile nos debatimos en medio de tomas de establecimientos educacionales en respuesta a lo que los estudiantes denominan la inacción del gobierno, y de una reforma tributaria que para el gobierno constituye la piedra angular para la reforma educacional que requiere el país, en Londres tuvieron lugar los juegos olímpicos. Su desarrollo solo puede causar asombro y admiración tanto por su preparación, infraestructura, resultados deportivos e identidad.

Pareciera que cada juego olímpico buscara superar al inmediatamente anterior. En este caso, al deslumbrante evento que tuvo lugar cuatro años atrás en Beijing, la capital de China. Lo concreto es que cada juego es un medio que los países están aprovechando para mostrarse ante el mundo, dotarse de infraestructura de primer nivel, y demostrar o desarrollar capacidad organizativa.

El nivel que han alcanzado los juegos olímpicos en todos los ámbitos se ha tornado inalcanzable para muchos países, tanto para ganar medallas en lo deportivo propiamente tal, como para organizarlos. Hay países que aceptan el desafío de postularse como vía para el logro de los estándares exigidos. Notorio fue el caso de China que aprovechó la oportunidad para constituir su infraestructura deportiva, desplegar su identidad y obtener triunfos deportivos que la catapultaron deportivamente al primer lugar medallero, destronando a la potencia mundial deportiva, EEUU.

En estos juegos, EEUU recupera su sitial, ocupando China un destacado segundo lugar. Ningún país latinoamericano aparece dentro de las primeras quince posiciones. Cuba es el primer país latinoamericano en la posición 16, seguido por Jamaica en la posición 18, y recién en la posición 22 aparece el primer país sudamericano, Brasil con un total de 17 medallas, 3 de oro, 5 de plata y 9 de bronce. Entre los países que no obtuvieron medallas, se encuentra nuestro país.

Estos resultados revelan realidades, pero también dejan incógnitas. Entre las primeras destaca la existencia, o no de una arraigada cultura deportiva acompañada de políticas públicas apropiadas; entre las incógnitas se encuentran aquellas vinculadas a los regímenes políticos y económicos imperantes.

Cuesta entender que un país como China, en pocas décadas, se haya incorporado al selecto grupo de potencias deportivas a nivel mundial, luego de ser uno de los países más atrasados del mundo. Y se catapulta mediante un sistema político totalitario, dictatorial, de partido único, que convive con un sistema económico capitalista. En Chile se trata de una realidad imposible de entender para muchos, entre ellos, quien escribe estas líneas. Algunos intentan explicar esta situación en base a las características de los chinos, su disciplina, su capacidad para trabajar como chinos. Sin embargo este argumento no me convence porque los chinos no son así desde hace poco, sino que lo han sido desde siempre, y no obstante ello no eran conocidos por sus éxitos deportivos ni económicos, sino que más bien por su subdesarrollo, su pobreza. Hoy ya son toda una potencia mundial. Ojalá alguien pudiera explicarme esto. Se lo agradecería.

2 comentarios:

Gabriel Antonio Ramírez Méndez dijo...

Rodolfo:

Una vez más tu comentario destila simpatía por regímenes dictatoriales como el de la RPCH y Cuba, y un desprecio por esta (tuya y mía)imperfecta democracia que te permite publicar lo que publicas sin que tengas que temer a encarcelamiento y presiones psicológicas peores a las que, en nuestra siempre imperfecta democracia, personas como tu y yo tenemos que tolerar.
La olimpiada fueron un evento brillante, lleno de emociones, júbilo y también lágrimas y algunos fraudes ... tal como es la sociedad humana.
Seguí de cerca lo que la prensa británica estuvo diciendo antes de las Olimpiada y ví esa misma amargura, resentimiento y deseos de fracaso, que en alguna medida se refleja en tu columna, en todos los medio que consulté, desde "The Guardian" a la izquierda.
Rodolfo creo que la Olimpiadas fueron un bello acontecimiento, que no estuvo libre de imperfecciones y de verdad que NO CAYÓ EL TELON, felizmente dentro de cuatro años podamos disfrutar algo parecido y ojalá mejor en Río de Janeiro.
Rodolfo, es hora de gozar la vida yreconocer que los modelos ecwconómicos y sociales en los que creímos fracasaron trágicamente ... Mientras más leo a Poper mejor entiendo mis pasados errores ... y creo que es verdad: La sociedad abierta tiene sus enemigos y qué fácil resulta aliarnos con ellos sin realmente quererlo.
Una vez que dejes atrás el "ismo" de tu respetada posición de izaquierda, tu columnas serán más interesantes y constructivas.

Rodolfo Schmal dijo...

estimado gabriel!
no dejó de sorprenderme tu comentario, razón por la cual relei mi columna porque el mensaje que quería transmitir era justamente el contrario al que señalas. de partida no admiro ni adhiero a régimen totalitario alguno, venga de donde venga, ni hoy ni nunca. de los comunistas, recato su denuncia, pero nunca pude comprarme su propuesta de dictadura del proletariado.

en síntesis, no soy partidario de dictadura alguna, ni de izquierdas ni de derechas, ni de minorías, ni de mayorías.

un abrazo,

rodolfo

 
Blog Directory