febrero 28, 2012

El engaño como negocio


Las heridas que dejó el terremoto siguen abiertas sin visos de cerrarse. Quienes vieron destruidas sus modestas viviendas y no tienen recursos están a merced de un Estado que supuestamente está regentado por un gobierno de excelencia, de los mejores, que no ha estado a la altura de las circunstancias. También se ha dado el caso de edificios de mayor valor, construidas recientemente por empresas constructoras de renombre, que se vieron afectadas por el sismo. Por lo general, estas empresas, tienden a rehuir sus responsabilidades, ya sea en el diseño como en la construcción. Entre los casos más emblemáticos, destaca el de la Inmobiliaria Numancia en Viña del Mar que al día de hoy no ha asumido sus responsabilidades en las fallas de uno de sus edificios.

Al drama de ver afectadas sus propiedades, ricos y pobres, se agrega la batalla que deben dar contra los dueños de las empresas constructoras, y en muchos casos, también deben lidiar con empresas aseguradoras contratadas, pero que a la hora de la verdad, recurriendo a los más inverosímiles argumentos, también eluden sus compromisos.

Para sostener las batallas legales en curso no solo hay que tener infinita paciencia, sino que recursos. Como dijera nuestro héroe Arturo Prat, la contienda es desigual. Desigual porque tanto inmobiliarias como constructoras y aseguradoras, cuentan con verdaderos ejércitos de bien pagados bufetes de abogados destinados a pervertir la justicia tal como la entendemos los mortales. A los daños en sus propiedades, los propietarios deben agregar los gastos que demandan sus abogados para defender sus derechos. Desigual, porque hay asimetría de información. Los propietarios de las viviendas afectadas no tienen porqué saber de leyes ni de características constructivas, a diferencia de los dueños de las constructoras e inmobiliarias se conocen todas las triquiñuelas legales al revés y al derecho. Están en eso. A partir de allí obtienen sus jugosas utilidades.

Lo expuesto es un atentado contra la propiedad, contra la confianza que el funcionamiento del libre mercado exige. No de los terroristas convencionales, de aquellos que desde el anonimato lanzan bombas y/o destruyen bienes de propiedad pública y privada, sino que de terroristas de alcurnia, que construyen sus fortunas a partir del engaño, de la mentira. Son los principales destructores de la economía social de mercado.

En 1925, Joaquín Edwards Bello afirmaba que en Chile “al publico se le estafa desde el desayuno, porque la leche que bebe tiene un tanto de agua y el café un tanto de achicoria. En el fardo de pasto encontramos un adobe y en un barril de miel un adoquín. ¡Qué de raro tiene que en un edificio se encuentre arena en vez de cemento roca!" Cualquiera diría que fue escrito en la actualidad.

No hay comentarios.:

 
Blog Directory