diciembre 30, 2010

Balance 2010: un año movido

No cabe duda que se va un año movido en todo el sentido de la palabra. Comenzó con el terremoto político que significó la derrota de la Concertación en la segunda vuelta, la primera en 20 años. Una derrota que la dejó en un estado de trance de la que aún no logra salir. La derecha, por primera vez en más de 50 años, triunfa electoralmente. A fines de febrero, a 11 días del cambio de mando, la tierra se remece y el mar se sale de madre con repercusiones más allá de los daños a la infraestructura física y productiva nacional de la que nos costará recuperarnos.

Y el 11 de marzo, en medio de las réplicas, asume el nuevo gobierno con un gabinete que hace recordar al primero de Jorge Alessandri, dominado por aires gerenciales, la nueva forma de gobernar, gestión y más gestión. Al igual que la Concertación, ya en el gobierno, la derecha aún no logra percatarse que el país ya no es el mismo de antes, que lo que se toleraba ayer, hoy ya no se admite.

Y los desaguisados gubernamentales han estado a la orden del día, partiendo con el del entonces embajador en Argentina, Miguel Otero, que se sintió llamado a defender a Pinochet y terminando el año con el de la directora de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Ximena Ossandón, al afirmar que su sueldo de casi 4 millones era “reguleque”. Esto en un país donde el 90% del país gana menos de 500 lucas. Lo rescatable, es que todos estos personajes, se fueron cortados. El Chile de hoy, ya no es el mismo de ayer. Algo parece que hemos avanzado.

A mitad de año el país se ve envuelto en el mundial de fútbol en Sudáfrica gracias a la conducción del loco Bielsa de un grupo de jugadores de excepción, muchos de los cuales brillan en las principales ligas nacionales del mundo. Sorteamos las primeras fases gracias a un juego limpio, audaz, no arratonado, energizando el orgullo nacional. El retorno fue apoteósico, sin embargo, las secuelas de un saludo forzado en la recepción oficial por parte del gobierno, no se hicieron esperar.

Luego vienen las celebraciones del bicentenario, en las que se tira la casa por la ventana en un desfile de luces y colores, de juegos de artificio, como para olvidar la dura realidad. A poco andar, ésta aparece en toda su crudeza en el norte del país cuando 33 mineros quedan atrapados en una mina. El hecho mostró la peor cara del país: su realidad laboral, precaria, frágil, incierta. Luego de unos primeros momentos dubitativos, el gobierno asume la difícil, compleja tarea de organizar una operación rescate cuya probabilidad de éxito se avizoraba escasa. Y desde sus entrañas, el país entero mostró lo mejor de sí, ante el mundo entero: su solidaridad, su espíritu de cuerpo, su capacidad organizativa.

Y terminamos el año con dos botones de muestra: el incendio en la cárcel y el resultado de las elecciones en la ANFP, ambos hechos que de vuelta nos estallan en la cara como testimonio de las contradicciones que tenemos. Ambos hechos, así como muchos otros que por razones de espacio he omitido, nos vuelven a invitar a reflexionar en torno al país que estamos construyendo. Desafortunadamente, con una simplicidad que asombra, no pocos creen que la aplicación de políticas de “mano dura” son las pertinentes. Lo peor es que las desean para “los de abajo”, no para “los de arriba”.

diciembre 26, 2010

No me gusta trabajar con negros

Como sociedad no podemos aceptar ni tolerar que autoridad alguna se exprese en términos denigratorios contra ninguna persona. La discriminación por atributos no controlables es impropia en la sociedad actual y debe ser denunciada sin miramentos. En esta ocasión, un modesto servidor público, afrodescendiente como muchos en Arica, tuvo la grandeza de no responder la pequeñez de una autoridad investida como tal por el actual gobierno.

De confirmarse la veracidad de la denuncia, la autoridad implicada, Patricio Piña, debe ser repudiado y defenestrado en forma inmediata. Resulta humillante proferirse en los términos que titulan esta columna. La condición de negro, ni de ninguna raza, inhabilita a nadie. De ser cierto lo denunciado, el Sr. Piña pertenecería a una especie que por desgracia persiste a nivel mundial y en nuestro propio país. La de los racistas, la de quienes se creen superiores en razón de su origen despreciando a los que no son como ellos.

Arica debe ponerse de pie, respaldando con todas sus fuerzas a José Corvacho, auxiliar de FOSIS, por la vejación de que ha sido objeto. Los antecedentes del Sr. Piña, desafortunadamente le dan credibilidad a la denuncia. Fue Director de ZOFRI en tiempos del innombrable, además de ocupar otros cargos, y en los primeros tiempos de la transición Gerente de la empresa CONTEX, además de haber oficiado de Director en la Junta Directiva de la Universidad de Tarapacá.

La región debe reaccionar como un solo cuerpo defendiendo a uno de los suyos, y el gobierno, necesariamente, debe tomar cartas en el asunto en forma inmediata. No es primera vez que tendría que hacerlo. Ya lo ha tenido que hacer en varias oportunidades, siendo el caso más grotesco el del exembajador en Argentina, Miguel Otero Lathrop, a quien se le salieron las ojotas, tal como ahora pareciera que le ocurrió al Sr. Patricio Piña. Hay que ser bien caradura para creer que por estar en el gobierno tienen licencia para arrastrarnos. Tenemos que estar atentos y no dejar pasar estos hechos.

diciembre 23, 2010

Concurso de lomitos de toro

No muy lejos de la capital regional, en uno de sus condominios más sofisticados, donde cada uno paga sus cuotas con una religiosidad que llega a dar miedo, se abrió un apasionante concurso para el mundo tuerca. Un concurso para instalar lomitos de toro, que en otros países de mayor tropicalismo, llaman policía acostado. Este último nombre se explicaría por el supuesto placer que produciría a los conductores una conducción lenta, como si se estuviese cocinando a un policía.

El concurso abierto ha puesto de realce la infinita imaginación de los parceleros del condominio. Unos lo hacen más bajos, otros más altos; unos más anchos, otros más angostos; unos con figuras, otros con filigranas. Su gracia es que carecen de letreros de advertencia con el fin de que se ensarten los amantes de la velocidad.

El espíritu que parece animar a los organizadores de este festival inédito, no solo en la región, sino que en el país, está atrayendo la atención a nivel mundial. vía satélite. De hecho, google earth ya está poniendo sus ojos en estos lomitos para que el mundo entero pueda apreciar sus bondades. Entre ellas, hacer entender a como de lugar a los amantes de la velocidad, que ésta no es gratis. Así lo están constatando afuerinos y connotados vecinos, por las secuelas que los benditos –o malditos, según el cristal con que se mire- lomitos están ocasionando en sus modestos vehículos. Los 4 por 4, todo terreno se ríen de los peces de colores, no obstante, en el largo plazo pareciera que también están siendo afectados.

La conmoción generada no es menor. Algunos incluso están pensando que se está dando origen a una nueva atracción turística en la región; otros, en entablar demandas legales ante posibles accidentes.. El condominio cuyo nombre no puedo recordar, pero que está siendo tentado por cambiarlo por uno que está sonando firme, el de los lomitos de toro. De hecho algunos ya están ensayando conversaciones del siguiente tenor: Hola, ¿como estás? bien, y donde estás viviendo? donde los lomitos de toro. ¿y donde está eso? camino a San Clemente, por el km 3.6 doblas a mano derecha donde están las carmelitas, y ahí preguntas hasta que en un dos por tres estarás donde los inconfundibles lomitos de toro. Son tan simpáticos, que incluso están dando origen a furtivos encuentros amorosos cuando dos coches se cruzan justo ante un lomito de toro. Un par de guiños y ya está. Las probabilidades no son menores, mal que mal hay ya unos 4 lomitos de toro en un tramo que no supera los 800 metros, y la tendencia va en aumento. La idea es que cada parcela tenga su propio lomito de toro de acá a fin de año porque en la primera semana de enero habrá un concurso con premios millonarios.

Para celebrar la llegada del hijo de Dios, en ese idílico sector el plato de fondo de la cena navideña fueron sabrosos lomitos de toro bañados en una portentosa salsa provencal que ninguno de los comensales olvidará por el resto de su vida. Aunque la verdad es que creo que el Señor hubiese preferido un menú basado en la cordura y la sensatez, disfrutado con parsimonia y paz entre la vecindad.

La PSU quedó atrás

Ya todos los interesados en ingresar a la educación superior rindieron la PSU, dejando atrás el estrés, la angustia, y ahora quedan en estado de espera, la que puede ser tan angustiante o relajante como los mismos estudiantes lo determinen. Desafortunadamente, como todo en la vida, la PSU no constituye sino un hito más, dentro de muchos hitos que nos depara nuestro paso por la tierra.

En efecto, si bien ahora se está en fase de espera, esta espera debe contemplar la preparación de las postulaciones, porque apenas se conozcan los resultados, se iniciará el proceso de postulación. Y no solo deberá tenerse claridad respecto de qué universidad escoger, sino qué carrera, y en qué orden de postulará. Los estudiantes también deberán estar preparados para encarar el aluvión de ofertas educativas que le lloverán de todos lados, las que intentarán mostrar su mejor cara, ocultando la peor.

En esta columna intentaré dar algunas luces respecto de las variables que deben tenerse presente en toda postulación. De partida, las variables clave en el ámbito de quienes postulan son la vocación y la capacidad. La vocación está asociada a lo que se quiere ser, a la voluntad, en tanto que la capacidad está vinculada a lo que se puede hacer, a las aptitudes. Es el caso de quien ansía ser arquitecto, aunque no tenga aptitudes, las que quizá vayan por otro lado. Esto no significa que no pueda ser arquitecto, pero muy probablemente la carrera se le haga cuesta arriba, y lo que es peor, observará que otros compañeros con más aptitudes, avanzarán más rápido y con menos esfuerzo. Lo ideal es que la vocación y la aptitud vayan de la mano, lo que no siempre se da.

En los tiempos actuales se agrega otra dificultad en muchos jóvenes: no tener claridad respecto de lo que se quiere, lo que se ve agudizado por la variedad de las ofertas educativas. Décadas atrás, la oferta se reducía a un bajo número de carreras, pero ahora el panorama ha cambiado con una oferta que supera la centena de carreras. En medio de este enjambre deberán postular nuestros estudiantes.

Por último, una variable de significación se relaciona con el campo laboral de la carrera a escoger. Si la vocación y la aptitud nos inducen a pensar en una carrera sin mayor proyección laboral, el cuadro se complica. Pero esta es una variable entrar en juego solo una vez dilucidado el tema vocacional y el de la aptitud, puesto que lo contrario sería poner la carreta por delante de los bueyes. No sacamos nada con definirnos en base a la seguridad laboral que nos pueda proveer una determinada carrera, si no es acompañada por vocación y/o aptitudes. Se correría el riesgo de que el estudiante actual llegara a ser a futuro un profesional amargado y/o mediocre.

diciembre 10, 2010

Incendio en la torre

Todas las semanas la realidad nos provee de temas sobre los cuales escribir para todos los gustos. Iba a escribir sobre los resultados de la prueba PISA cuando se declara el incendio en la torre de la cárcel de San Miguel.

Centrémonos en la tragedia carcelaria, el infierno en la cárcel. Todo habría partido de madrugada, ante una clásica riña, claro que las riñas entre bandas rivales al interior de los recintos carcelarios no son bromas, son con tutti, de vida o muerte, sobre todo cuando los gendarmes no están o miran para otro lado. Es la energía vital que emerge de una población penal en plena edad activa que busca salida en un contexto marcado por el hacinamiento.

Estamos hablando de una cárcel concebida para unos 900 presos pero que tenía del orden de 1900 presos. Esto es, la tasa de presos por metro cuadrado es del doble del que debería tener. En mayor o menor grado, esto se repite en todas las cárceles del país. No solo del país, sino que en todos los países subdesarrollados como el nuestro. Hoy la tragedia nos tocó a nosotros, pero con cierta periodicidad esto se repite en los distintos países

¿Qué hacer? ¿Qué se ha estado haciendo? Lo de siempre, construir más cárceles, claro que a un ritmo que siempre está por debajo de lo que “se debe” o “como se debe” por razones presupuestarias. Por otra parte, la sociedad exige cada vez más mano dura, sobre todo la derecha, tolerancia cero con la delincuencia. Parte del discurso de Piñera como candidato en las últimas elecciones presidenciales se centraba en este punto. Incluso uno de sus slogans era “se les acabó la fiesta a los delincuentes”, “fin a la puerta giratoria”, aludiendo a la necesidad de tener más carabineros y de aplicar las penas del infierno a los delincuentes. Incluso reprochaba a los gobiernos de la Concertación por tener a los delincuentes en la calle y eso que somos de los países con mayor tasa de presos por millón de habitantes.

¿Qué nos dice esto? Que estamos ante una sociedad esquizofrénica, que ve delincuentes por todas partes, y con esta lógica, cualquiera que sea la cantidad de cárceles que construyamos, se nos harán agua. Pero pasado el temporal, cuando los ecos de la muerte de los reclusos se apaguen, todo volverá a tomar su cauce “normal”, esto es, nos volveremos a olvidar de los presos bajo el racional de que la prioridad deben tenerla las víctimas de los delitos que sus victimarios. Siguiendo esta lógica, los recursos para construir cárceles, para contar con la planta de gendarmes adecuada siempre serán paupérrimos. La noche de la tragedia había 5 gendarmes “vigilando” a casi 2000 reclusos!!! Esto es, un gendarme por cada 400 reclusos. ¿Ha hecho usted la prueba de “vigilar” a 400 "patos malos" y todo por un sueldo que le haría llorar?

El mar de fondo, digámoslo con todas sus letras, es que estamos ante una sociedad que tiene una capacidad para “producir” delincuentes a una “tasa” mucho más alta que la “tas” de construcción de metros cuadrados de cárcel. Así de simple. Creo que lo dije en su momento, hace unos 10 años atrás, cuando bajo el gobierno de Lagos dijo que se duplicaría la cantidad de metros cuadrados de cárceles.

Creo que nos hace falta una reflexión más a fondo respecto de la sociedad que estamos construyendo.

diciembre 02, 2010

Wikileaks

Wikileaks es un sitio web que se ha constituido en depósito virtual de las filtraciones de documentos secretos, reservados o delicados, que por lo mismo contiene información no conocida por el grueso de los mortales. Recientemente, tal como se venía anunciando hace meses, se hicieron públicos 250 mil documentos de la más variada índole cuya información no había visto la luz pública que salpican a las más diversas esferas, tanto a nivel de gobiernos como de privados, a países de distintos continentes, a diplomáticos, políticos y empresarios. Nadie se salva. La pregunta que cabe hacerse es acerca del valor de la información que se está filtrando.

La verdad es que los contenidos que se están dando a conocer son de una banalidad que asombra, puro cahuín, cotilleo, chismes al por mayor sin el más mínimo valor, esto es, basura. No obstante, está causando furor y abriendo debates de todo orden en torno a conceptos asociados, entre otros, a la transparencia, la seguridad, la responsabilidad y la confianza.

El punto es que no todas las filtraciones son basura como se nos quiere dar a entender. En Wikileaks hay información de valor. En 2008 dio a conocer documentos secretos que consignaron la ejecución extrajudicial, en Kenia, de 500 jóvenes opositores al régimen de turno. En Costa de Marfil Wikileaks dio a conocer el vertido tóxico de 40 mil toneladas de gasolina de baja calidad por parte de una empresa local que causó la muerte de 6 personas. Este año Wikileaks liberó un video que muestra la matanza de 12 civiles en Bagdad, Irak.

El creador de esta plataforma que está poniendo patas arriba al Pentágono, espías y gobiernos al desnudar tanto conversaciones intranscendentes como decisiones trascendentes, es un australiano de 39 años, Julián Assange, un modesto editor, hijo de una familia australiana común y corriente que se vio atraído por los computadores y la programación, convirtiéndose en un hacker, convencido que la información no era para ser guardada, sino que para ser compartida. Se convirtió en un activista a favor de la información libre, de la transparencia, destapando toda clase de secretos.

En una entrevista, Julián afirma estar cansado de que los periodistas se limiten a poner sus firmas a notas de prensa, comunicaciones, fotos y videos pauteados, tutelados por los gobiernos, los ejércitos o las empresas. Lo que estaría persiguiendo es que los mercados funcionen de verdad, no de mentira, y por ello Wikileaks estaría diseñado para hacer más libre y ético el capitalismo por la vía de imponer un feroz impuesto sobre la reputación de personas y/o empresas no éticas, las malas prácticas; parece interesarle hacer crujir a los políticos, empresarios y militares deshonestos.

La vía que está utilizando es de alto riesgo, de hecho ya lo están acusando de toda clase de delitos y habrían órdenes de detención en su contra. Nada mejor que agarrar a quien está destapando la olla para volver a taparla y así el mundo pueda seguir su curso “normal”. Mal que mal ahora está amenazando con reventar a un par de bancos denunciando la corrupción reinante en su seno. El reino oficial no puede aceptar que se le ponga en jaque.

 
Blog Directory