julio 03, 2009

Golpe en Honduras

Después de muchos años sin golpes por estos lares, hemos sido sorprendidos por uno en Honduras. Empleando la misma entelequia argumental de siempre fue derrocado su presidente Zelaya. Sus promotores incluso se atreven a afirmar que no se trata de un golpe propiamente tal sino que de una destitución constitucional con el visto bueno de las autoridades del poder legislativo y judicial. Nada nuevo bajo el sol.

Convengamos que Honduras, al igual que muchos otros, hasta no hace mucho, seguían siendo colonias propiamente tales que de independientes no tenían, o tienen, nada. Honduras era de la United Fruit Company, y sus autoridades las ponían y sacaba la empresa. Desde Honduras surgió el golpe contra Jacobo Arbenz en Guatemala allá en el 54; fue punta de lanza para la invasión a Cuba en el 61; cobijó a los contras con 20 mil soldados mercenarios para lanzarlos contra Nicaragua. En fin, para qué seguir.

Tampoco me compro que Zelaya sea un revolucionario ni un santo varón sin mácula. Confieso que desconozco los motivos de su derrocamiento, el trasfondo de los hechos que están ocurriendo y me cuesta pensar que USA no está detrás de todo esto. También me cuesta pensar que Obama esté involucrado. Por los militares hondureños no creo que se manejen a sí mismos, mas bien creo que actúan gatillados por terceros y éstos, como siempre, no pueden ser sino las élites, las oligarquías insaciables que pululan por estos países. Pero ellas solas tampoco creo que lo hayan hecho, más bien creo que lo hicieron respaldadas por el Pentágono y la CIA, las que estarían actuando a espaldas de Obama. Amansar a estas organizaciones que por décadas han hecho de las suyas no es broma. Seguramente Zelaya se pasó de raya, más allá de los límites que estas élites están dispuestas a tolerar, y por tanto nada mejor que deshacerse de él.

A pesar que los tiempos no son los mismos de la década de los 70 cuando los golpistas eran amos y señores de América Latina. Quizá esta sea una suerte de prueba de ensayo, para ver qué reacción se produce. A los militares les seduce la idea de volver a las andadas. Por todo el continente están al acecho y las vicisitudes económicas constituyen una oportunidad inmejorable para retornar a sus tiempos de gloria, Por eso es tan importante que el golpe sea abortado, que Zelaya sea restituido. No tanto por Zelaya mismo, por lo que representa lo que está ocurriendo para todos nosotros.

Es bueno que la ONU, la OEA, ALBA y cuanta organización deplore y rechace el golpe, pero no basta. Todo esto vale hongo si el resultado no es otro que la restitución de Zelaya a la primera magistratura. Acá no hay negociación posible. Lo que está en juego es nuestra capacidad para ganar sin armas a los que tienen las armas; lo que está en juego es el poder civil versus el poder militar. Si lo que queremos es un mundo sin guerras, sin violencia, entonces, inevitablemente es imprescindible que en algún minuto seamos capaces de ganar sin armas a los que las tienen. Por eso es importante que la lección internacional e interna se sostenga en el tiempo; por eso es importante que la gestión que por estos días lleva a cabo Inzulsa en su calidad de Secretario General de la OEA sea fructífera. Sería la señal más poderosa de un verdadero cambio a todo nivel y un mensaje inequívoco a quienes están al acecho.

5 comentarios:

salvador urrutia dijo...

dios te oiga y el diablo se haga el sordo!!
con insulza en accion la cosa solo puede terminar en elecciones anticipadas y habra un nuevo presidente que no sera zelaya..ha habido demasiadas guerras civiles en esa zona como para que haya otra con obama tan cerca..creo que por ahi van a ir los tiros.

Víctor Ramió dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor Ramió dijo...

Rodolfo:como te dije,pensaba escribir algo sobre Honduras.Por ahora lo haré aquí, y quizás luego analizar como se desarrollaron los hechos, que todavía no se sabe en que terminarán.
En primer lugar:había una pugna entre el poder ejecutivo por un lado, y el legislativo y judicial sobre el curso que debía tomar el país.Demasiado familiar y cercano nos parece el hecho.
En segundo: no conozco (ni pretendo hacerlo) la constitución de Honduras. Pero escuché decir a Inzulsa que habían constituciones rígidas, otras flexibles y la hondureña.Y por otro lado, a Micheletti que de los "n" artículos, 5 "solamente" son inamovibles.Vaya a saber uno cual es su tenor (se podría averiguar pero no lo haré, por lo menos por ahora).Pero ahí parece haber un problema.
Tercero:Zelaya trata de hacer un plebiscito (cambio constitución, su reelección etc).El Tribunal Cosntitucional dice es inconstitucional.Entonces lo cambia, y trata de hacer una "consulta no vinculante". Me viene a la memoria lo de Chávez: plebiscito que le rechaza sus reformas.Lo vuelve a programar, seguramente para prepararse mejor, movilizaciones etc, para evitar un nuevo revés. Y a la sgunda, lo gana. O sea, lo democrático es que un gobierno haga plebiscitos las veces que sea necesario para ganarlo,y logrado ésto,no se habla más del asunto. Es materia juzgada. O sea, la movida de Zelaya me huele mal.
Cuarto:Con la historia reciente, los militares deberán tener mucho cuidado con los golpes.Luego serán juzgados y encarcelados.Y en muchos casos, los golpes no son tanto por ansias de poder, sino para evitar la ocurrencia de hechos que no están dispuestos a tolerar.Y hoy por hoy, sabiendo que se están metiendo en un forro.
Quinto:me temo que Zelaya se estaba saliendo de los márgenes constitucionales (buenos o malos, pero mal que mal es la carta magna, que claro, con ciertos quórums calificados, debe poder modificarse). Y supongo que quienes tomaron el poder,tendrán argumentos legales para justificar su acción,como Zelaya tendrá los suyos para considerar que sigue siendo el presidente oficial de los hondureños.

Víctor Ramió dijo...

CONTINUACIÓN
Sexto:Si Zelaya por incumplir la constitución (supuestamente,no me consta)debía perder su investidura, supongo lo lógico es que las autoridades competentes, previo un justo proceso,determinaran su futuro:pérdida del cargo,cárcel, deportación etc. Pero sacarlo de su casa y deportarlo sin mediar ningún porceso legal y transparente, no parece razonable que sea un procedimiento establecido en las leyes de ningún país.
Séptimo:Los militares no tomaron el poder para sí. Dicen que cumplían órdenes.Y se siguió con la línea de sucesión establecida en la constitución, y ellos volvieron a sus cuarteles.Raro sí: en Honduras ¿son los miliatres quienes arrestan a las personas o hay una policía civil a cargo de ello?
Octavo:se lee en el Congreso una carta de renuncia del presidente, que él niega ser el autor.La figura parece demasiado burda e inverosímil.Si las cosas son como dice Zelaya, el Congreso perdería cualquier atisbo de credibilidad y de autoridad moral.Lo increíble es que los congresistas del mismo partido del presidente, votaron por aceptar su renuncia.Dicen que 5 no fueron informados...No se entiede que en un caso así, "no hayan sido informados". Y además, 5 es un número irrelevante para todos los congresistas que son.
Noveno:Lo que pasó, más que golpe de estado, me parece que ha sido un derrocamiento.Un golpe hace borrón y cuebta nueva con las leyes, instituciones...Y en Honduras, todo sigue igual, pero con otro presidente y autoridades del ejecutivo.
Décimo:Las simpatías de Zelaya por el proyecto bolivariano de Chávez, debe haber puesto los pelos de punta a muchos.Ese proyecto a mí me los pone.Chávez es, en mi modesta opinión,un dictador que se está escudando en las leyes del país.Seguirá así hasta que éstas le sean útiles.Y cuando no, dará un golpe. Encontré un desatino que declarara que él derrocará al nuevo régimen si no restituyen el poder a Zelaya.Típico de los líderes mesiánicos e imperialistas, que se creen con el derecho de intervenir en cualquier parte y que debe hacerse lo que a ellos les parece.Lo de la autodeterminación de los pueblos,se la meten en el bolsillo.
Aquí quería bañarse en una playa boliviana en el Pacífico.En Venezuela, las empresas que no cumplen con lo que dicta el Estado, se expropian y punto.A los medios de comunicación contrarios,no se les renueva sus licencias y deben cerrar.En fin, si eso no huele a dictadura camuflada,no sé a que olerá.
11o.Así que yo fuera Obama, diría "Mi no entender nada". No sé como los países se alinearon tan enfaticamente en repudiar los hechos.Creo que debe respetarse la decisión de los pueblos. Respetar sus gobiernos y que éstos respeten las leyes que los rigen.Y me parece un muy buen síntoma que la comunidad internacional esté por el respeto a las autoridades legítimas. Pero en este caso, deben tener antecedentes que yo no tengo para haber tomado una posición tan taxativa. A mi (pobre mortal)me quedan dudas tanto para uno como para el otro lado.
12o.Lo que me temo es que Honduras corre el riesgo de verse enfrentada a una guerra civil.Tanto si vuelve Zelaya por las malas, como si le niegan el regreso.Ojala que la comunidad internacional y sus organizaciones tengan la brillantez de darle a este triste episodio una salida pacífica, con la participación altruista de todos los involucrados.¡Qué Dios me oiga!
Creo que ésto lo publicaré mañana en mi blog, pues aunque no demasiado pulido,es casi un artículo.
Saludos Rodolfo.No podía esperar menos de tí que hayas dado el paso de dar luces sobre el tema.

orlando alfaro dijo...

MUy interesante y atingenye el comentario.

 
Blog Directory