octubre 29, 2008

Ricardo Claro Valdés (QEPD)

En la quietud de la noche, arrullado por dulces sueños, murió Ricardo Claro, connotado y visionario empresario, dueño de múltiples empresas, entre ellas, el canal de televisiòn de MEGAVISIÓN. Este canal intentó convertirse en el referente político nacional. Por sus pantallas han desfilado los mas connotados rostros periodísticos del pinochetismo.

En 1992 Ricardo dio un golpe a la cátedra en un programa televisivo de su canal, dejando al descubierto una conversación privada de Sebastián Piñera con el empresario Pedro Pablo Diaz en referencia a Evelyn Matthei. Entonces, tanto Sebastián como Evelyn eran precandidatos presidenciales de RN. Una grabación que le hizo llegar un oficial de Ejército a través de un tercero, Ricardo decidió hacerla pública apretando un botón de su grabadora marca kioto (ver video en http://www.youtube.com/watch?v=psG_AyxEz-w).

Con esta grabación cumplía su propósito de sepultar las aspiraciones presidenciales de Sebastián. Mal que mal no era del gusto de los militares. Se afirma que Ricardo fue un hombre de Iglesia. Mas allá de la imagen que intentó proyectar, las siguientes líneas lo retratan tal cual es. Ellas contienen palabras expresadas por un compañero de universidad de mis tiempos estudiantiles y que reproduzco en homenaje a quienes cayeron víctima de la barbarie.

Aprovecho de señalar que yo fui uno de los que creyeron en la posibilidad de construir un país más justo. Por ello estuve en los días previos al golpe en el cordon Vicuña Mackenna y en el Banco Central formando parte de quienes sentíamos que debíamos proteger las empresas o el oro de las bóvedas del Banco Central de los intentos de la extrema derecha por apropiarse de ellos. El día del golpe no estaba de turno. Solo por eso estoy vivo. Como tal, es mi obligación rendir tributo a quienes creimos que podíamos hacer de este país uno más justo. Para que no nos pasen gatos por liebre, reproduzco las líneas que me enviaran y que retratan al verdadero Ricardo Claro Valdés. No vaya a ser que a futuro lo pretendan santificar, como parece ser el caso de Jaime Guzmán.

"El 17 de septiembre de 1973 la Empresa Elecmetal, después de estar dos años en manos de sus trabajadores retornó a control del grupo Ross y Claro con la nominación de un directorio de empresa compuesto por Ricardo Claro Valdes, Fernan Gazmuri Plaza, Danilo Garafulic, Gustavo Ross Ossa, Raul Briones y el delegado Oficial de los Golpistas Patricio Altamirano.

Durante el último año de la UP la empresa había aumentado casi en un 50% la producción destinada especialmente a la Gran Minería y había resuelto todos los problemas de programación y abastecimiento. Había sido un esfuerzo admirable y en las más difíciles condiciones, pero se había logrado, como expresión de solidaridad de clase y de esperanzas con un Gobierno que se sentía como propio. Los trabajadores de Elecmetal así mismo habían participado decisivamente en la creación de una feria de abastecimiento popular con apoyo de DINAC, y sus dirigentes lideraban la movilización de obreros y empleados en las industrias de esa zona de Santiago.

El grupo empresarial dirigido por el Delegado Oficial de los Golpistas como primera medida al ingresar a la fábrica ese 17 de Septiembre separó del colectivo, que se agrupaba en una fila, a seis de los trabajadores presentes en el recinto, algunos dirigentes de la empresa y otros del cordón Vicuña Mackenna, y después de retener a Fernández en la oficina de Gerencia para evitar su diálogo con los restantes miembros del sindicato de modo de impedirles toda evaluación de la situación, los entregó a un piquete llamado al efecto, compuesto por efectivos del Ejercito y Carabineros. En esas llamadas, que daban instrucciones según testimonio de sobrevivientes, jugaba un papel central Ricardo Claro.

Los trabajadores retenidos eran José Devia Devia, Jose Maldonado, Augusto Alcayaga, Miguel y Juan Fernandez Cuevas y Guillermo Flores. Recordamos particularmente a Juan Fernández, joven dirigente del cordón Vicuña Mackenna y militante socialista, quien había tenido un hijo esa misma semana; a Augusto Alcayaga, dirigente del partido Radical e imbuido en las ideas de respeto a la ley por parte de las Fuerzas Armadas y su lealtad a la Constitución y a la democracia, quien elocuentemente proclamaba esa visión; y a otros tres dirigentes del sindicato, jovenes de edad pero líderes maduros y entregados a la causa de lograr justicia social en Chile.

Todos ellos fueron asesinados brutalmente en los minutos siguientes y repartidos posteriormente en diversas calles de Santiago. Sus cuerpos presentaban feroces golpes y múltiples impactos de bala. La entrega de estas personas al personal que iba a ejecutar "la tarea sucia" fue realizada directamente por el directorio de la empresa. Es más el golpista Patricio Altamirano personalmente retiene en su oficina a Juan Fernandez Cuevas y lo entrega a sus ejecutores. Los demas dirigentes son detenidos al interior de Elecmetal, al no escapar por sus muros, y son sacados en un vehiculo de carabineros y otro dispuesto por la misma empresa.

Son horas de recuerdo, ahora que Ricardo Claro muere en la paz de su soledad espiritual y humana. El Congreso chileno le ha guardado un minuto de silencio en reconocimiento a su labor por este país."

octubre 24, 2008

A votar, a votar

Como buen día electoral, el ánimo debe estar en alto por la posibilidad que tenemos de incidir en quienes deben ser nuestras autoridades. Por otra parte, en la noche estaremos todos contentos celebrando los resultados donde todos ganaremos. Sí, todos nos sentiremos triunfadores por uno u otro motivo.

En efecto, cada uno pondrá énfasis en aquello que le permita sentirse triunfador. No es mala práctica, por el contrario, es muy sano. Sí, es mucho más sano ver el vaso medio lleno que verlo medio vacío.

Todo esto en medio de una crisis financiera a nivel mundial que tiene a medio mundo en ascuas con muchos expertos comiéndose la lengua porque no vieron lo que debían ver, muchos políticos agarrándose la cabeza a dos manos. Pero lo que más llama la atención es ver a los campeones de la no regulación interviniendo los mercados a límites impensables.

Lo que se nos viene no es broma. Las autoridades hacen lo que cualquiera de nosotros haría: intentar llevar tranquilidad a los mercados, a la ciudadanía. Sin embargo rota la confianza, la psicosis por desprenderse de papeles que cada día valen menos, es inevitable. Los fondos de pensiones están sufriendo las consecuencias de una economía de casino que nadie osó frenar en su momento, hipnotizados por un neoliberalismo ramplón. Desafortunadamente lo que está ocurriendo era inevitable. Es como el casino, uno entra con sus pesos y cuando gana debiera irse, pero no se va, sigue apostando embrujado por ganar más y más, hasta que lo pierde todo, hasta la camisa. Son pocos los capaces de irse cuando van ganando.

El problema es que acá se ha estado jugando con las pensiones futuras de uno. Los insaciables neoliberales siempre van a por más. No conformes con el sistemita, siempre piden más y más desregulación, liberalización total. Que las AFP estaban muy constreñidas, que debían autorizarse inversiones en el exterior, primero tímidamente, luego ya no tan tímidamente; multiplicando los fondos por la vía de diversificar riesgos. Y así, lentamente, como en un baile de máscaras terminamos en pelotas, desnudos. Así está el mundo hoy.

Por suerte estamos de elecciones, lo que nos permite mirar con fe el futuro, además que todos sabemos que no hay mal que por bien no venga. Así que ánimo que el futuro es nuestro.

octubre 21, 2008

Los curas de Catapilco

Hace ya 50 años, para las elecciones presidenciales la lucha estaba muy cerrada entre el candidato de la derecha que reunía a liberales y conservadores tras la candidatura de Alessandri, y el de la izquierda agrupada en el FRAP (Frente de Acción Popular) conformada por socialistas y comunistas, representada por Allende. También compitió Frei Montalva en representación de la emergente Democracia Cristiana, cuando daba sus primeros pasos intentando abrir una opción más allá del capitalismo encarnado por Alessandri y el comunismo con Allende a la cabeza. Además postuló un candidato desconocido, surgido de las catacumbas, Antonio Zamorano, cura de Catapìlco, sin ninguna chance de ganar, pero cuya aparición permitiría despistar y alterar los resultados. Este último candidato alcanzó a obtener los votos suficientes para impedir el triunfo de Allende, dado que Alessandri lo superó por muy poco.

Desde entonces, en la política chilena se tiende a expresarse en términos del cura de Catapilco cuando entra en carrera un candidato que sin tener opción alguna, sirve para desordenar el naipe dado que con sus votos impide que un particular candidato gane.

En estas elecciones municipales pareciera que estamos llenos de curas de Catapilco que sabiendo que no tienen posibilidad alguna de ganar, su incursión posibilitará el triunfo de uno u otro candidato.

En las presentes elecciones es posible que la derecha haga suyas alcaldías que de otro modo no alcanzaría en modo alguno. Digo esto porque el mercado electoral de los curas de Catapilco actuales está conformado por muchos que tradicionalmente han votado por la Concertación. Es por ello que al término de la jornada electoral es muy probable que veamos a muchos llorando sobre la leche derramada y/o responsabilizando a terceros sin asumir la responsabilidad que le corresponde.

Dadas sus atribuciones, las alcaldías son cargos muy apetecidos electoralmente porque constituyen una avanzada electoral nada despreciable de cara a las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales. Prueba lo señalado que una importante proporción de los parlamentarios de la derecha, fueron alcaldes en tiempos de la dictadura.

Por lo expuesto la decisión de voto de muchos, más que orientarse hacia quien mejor les interpreta, debiera guiarse hacia aquel candidato con opción de ganar, como forma de impedir el triunfo del candidato que les suscita mayor rechazo. No vaya ser que yendo por lana salgamos trasquilados.

octubre 16, 2008

En medio de las tinajas


Estando de compras en el CREA, hace unas semanas, en la plazuela de las flores sorpresivamente me encontré con un conjunto de pintores/as con sus respectivos atriles dando rienda suelta a sus expresiones artísticas en medio de feriantes y clientes. Otro fin de semana se instalaron en el recién inaugurado paseo peatonal de Talca. También la han hecho en el terminal de buses. Todo esto en medio de una campaña electoral municipal desatada donde la incógnita parece centrarse en cuántos serán los curas de Catapilco que tendremos a lo largo del país.


Las actividades de este conjunto de artistas están "alterando el orden público", esto es, llamando la atención, sorprendiendo gratamente, despertando la curiosidad, invitándonos a expresarnos, a mirar, comentar y discutir las obras que se están desarrollando. Es lo que llaman el desarrollo de actividades "in situ", allì donde ocurren los hechos. Mientras el mundo financiero se sumergía en una crisis sin precedentes, en el CREA cada artista pintó lo que veía, unos pintaron morrones, otros flores, zapallos, floristas. Y para el 2 de noviembre están programando pintar in situ en el cementerio general de Talca.


Quienes organizan y realizan estas actividades están dando rienda suelta a la imaginación y poniéndola en acción. Sus "activistas" han conformado el grupo de Las Tinajas, donde podemos encontrar los mas variados personajes, por lo general anónimos, que están actuando con un poco común espíritu de trabajo en equipo. Digo poco común porque en el ambiente artístico suele primar el individualismo.


Menciono este caso porque uno de los problemas que sufre nuestro país es el del extremo individualismo y la incapacidad y/o dificultad para actuar colectivamente tras un objetivo común, sobre todo en el ambiente artístico. Y aquí estamos ante una iniciativa digna de encomio que está dando sus primeros pasos a traves de un modelo de trabajo innovador que busca dar salida a la inquietud artística de un grupo de personas que quieren sumar a más personas en la convicción que tras cada uno de nosotros se oculta un artista en ciernes. De hecho a la fecha ya son mas de 80 personas –donde se pueden encontrar jóvenes, periodistas, poetas, pintores/as, fotógrafos/as, arquitectos/as, ingenieros, educadores/as, etc.-, las que se han asociado a la fecha y que ya ha obtenido su personalidad jurídica, lo que le permite postular proyectos a fondos concursables o recibir auspicios y donaciones al amparo de leyes que le permitan financiar las actividades que están desarrollando.

octubre 10, 2008

Jugando a los bandidos

Si tuviésemos que caracterizar en pocas palabras las elecciones municipales que tendremos a fines de mes, ellas no serían otras que el título que encabeza la columna porque pocos saben qué monos pinta cada candidato.

Estaremos eligiendo a nuestras futuras autoridades políticas más próximas, las autoridades comunales, las responsables entre otras funciones, del aseo y ornato, de promover el desarrollo comunitario, de aplicar las disposiciones tanto sobre transporte y tránsito público, como sobre construcción y urbanización, de confeccionar el plan regulador. Además, junto con otros órganos del Estado es responsable de la educación, la salud y la protección del medio ambiente, del turismo, el deporte y la recreación.

Dada la relevancia de las funciones señaladas, la decisión respecto de quiénes serán nuestras autoridades locales no es un tema sin significación. Por tanto, lo lógico es que nos informemos adecuadamente respecto de los candidatos.

Lamentablemente, hasta la fecha, prácticamente no sabemos nada de ellos. El grueso de la ciudadanía ni sospecha qué propuesta nos tienen, si es que tienen alguna propuesta, y pareciera que tampoco hiciéramos nada para exigirles un programa de trabajo, un listado de prioridades.

Solo nos inundan de carteles que no dicen nada, salvo sloganes y el respaldo financiero con que cuentan. Agrava lo señalado el hecho que pareciera que postularan como cualquier hijo de vecino, sin filiación política. O no la tienen, o la ocultan. Si esconden el partido en el que militan entonces algo huele a podrido. Personalmente prefiero votar por alguien que teniendo filiación partidaria se presenta como tal antes que por aquel que esconde a su partido como si le avergonzara su pertenencia.

Se afirma que las elecciones municipales no son elecciones políticas porque se vota por personas. Pamplinas! Siempre se vota por personas y toda elección es política desde el momento que las elecciones implican opciones. Esto no es una farándula donde se vota por el más lindo o el mas simpático, se vota por distintos modelos comunales que se diferencian entre sí por las prioridades, los énfasis que otorgará cada candidato a cada campo de acción municipal.

Por eso es de suma importancia saber a qué partido pertenece cada candidato. Mal que mal cada partido tiene un modelo de comuna y los candidatos de cada uno de los partidos son los responsables de alcanzar dicho modelo comunal desde el municipio ya sea como alcalde o concejal. No nos engañemos ni nos dejemos engañar. Necesitamos mayor grado de transparencia, necesitamos que el grueso de los candidatos deje de andar jugando a los bandidos. Y por parte nuestra tenemos que involucrarnos más y ser más exigentes. En caso contrario difícilmente podremos elevar la calidad de la política local.

octubre 03, 2008

A 20 años del 88

El 5 de octubre del 88 tuve el privilegio de estar a cargo del recuento de votos de toda la provincia de Arica, encabezando a un grupo de profesionales y jóvenes voluntarios imbuidos de la convicción de que podíamos derrotar a la dictadura con un lápiz y un voto. Fue un día en el que nos organizamos con una estructura conformada por enlaces, mensajeros, supervisores, digitadores y comunicadores. Días antes habíamos realizado un ejercicio de simulación para comprobar su funcionamiento y que nos permitió efectuar ciertos cambios oportunamente. Importa consignar que dada la total desconfianza que teníamos en la dictadura, se optó por llevar a cabo dos escrutinios. El local de uno de ellos, fue intervenido por el régimen en los días previos bajo los más diversos pretextos. El nuestro operó en la clandestinidad. Ni los mensajeros, ni los enlaces sabían donde nos encontrábamos. Operamos al más puro estilo militar o comunista: compartimentados. Esto nos permitió ser los primeros en todo el país en enviar los escrutinios al comando central localizado en Santiago.

Sabíamos que habíamos ganado, pero temíamos que la dictadura no asumiera la derrota, temor que se acrecentaba al observar cómo el subsecretario del interior de entonces, Alberto Cardemil, postergaba la entrega de los resultados. Esta duda se despejó cuando el comandante de la Fuerza Aérea, General Matthei, consultado por los periodistas al ingresar a La Moneda, afirma intempestivamente, antes de ser informado por Pinochet, que el NO había ganado. Con su intervención ahogó todo intento de autogolpe por parte de Pinochet.

A 20 años de entonces no es fácil evaluar la democracia que hemos tenido. Primero debemos preguntarnos si lo que tenemos hoy es una democracia. Segundo, toda evaluación supone contrastar la democracia con respecto a algo. Respecto de lo primero, no podemos afirmar que hemos tenido una democracia, como mucho tenemos un remedo de democracia, ya sea por el sistema electoral binominal que tenemos, ya sea por el peso que el poder económico de las grandes grupos empresariales tiene en las instancias decisionales nacionales en desmedro de la ciudadanía, como por el empobrecimiento del poder ciudadano.

En relación a lo segundo, si contrastamos la democracia de estos años con la que fue la dictadura, no tenemos por dónde perdernos, incluso en aquellos temas en los que la derecha pone el acento como es el de la corrupción, la delincuencia y la inseguridad consiguientes. Hasta la fecha no ha sido posible cuantificar el nivel de corrupción existente en tiempos de Pinochet. La misma prensa que actualmente denuncia la corrupción existente es la que en su momento silenció los robos de aquellos tiempos. La magnitud de los delitos cometidos entonces son incomparables, pero no copaban los titulares de una prensa amordazada. La inseguridad de entonces no existe en la actualidad. Quienes ayer negaban una realidad marcada por el atropello a los derechos humanos, son quienes hoy pueden expresarse sin riesgo de ser despedidos, torturados, ni desaparecidos.

Si contrastamos la democracia con lo que esperábamos no cabe duda que prima un sentimiento de frustración. Esto se refleja en el envejecimiento del padrón electoral, los jóvenes no se inscriben, la abstención aumenta, al igual que los votos nulos y blancos. La adhesión a la coalición de gobierno se encuentra debilitada por desgajamientos tanto hacia su izquierda como hacia su derecha, al igual que su nivel de cohesión interna, resintiendo su andadura gubernativa. Pero las encuestas revelan que este debilitamiento no se expresa en un incremento en la oposición oficial encarnada por la derecha, ni de las fuerzas marginales que se han ido gestando pero que no logran consolidarse.

En resumen, logramos zafarnos de la dictadura, pero tenemos pendiente asentarnos como una democracia. El día que lo logremos es el día que llegue la alegría.

 
Blog Directory