diciembre 13, 2005

Análisis político (parte 1)

Las recientes elecciones presidencial y parlamentaria se dieron en un contexto especialmente favorable para el oficialismo, esto es, para la Concertación y su candidata presidencial. El contexto no es otro que un respaldo ciudadano al gobierno encabezado por Ricardo Lagos y sustentado por la Concertación, que supera el 60% de aprobación. Es difícil encontrar un porcentaje similar en ningún otro gobierno en las postrimerías de su mandato.

Es en este contexto que haré mi evaluación de los resultados que se conocen. La candidata presidencial de la Concertación, Michelle, obtiene un 46%; los candidatos de la oposición por la derecha -su más cercano seguidor, Sebastián, un 25% y Joaquín un 23%- suman un 48%; y finalmente el candidato opositor por la izquierda no representada en el Congreso, Tomás, un 5%.

A nivel parlamentario los partidos de derecha suman un 38%, los de la Concertación un 51% y la izquierda extraparlamentaria un 7%. Al interior de las respectivas coaliciones, por la derecha, la UDI se consolida como la primera fuerza política nacional por sobre RN tanto porcentualmente como en número de parlamentarios. En la Concertación, la DC sufre un severo traspié, particularmente en su bancada senatorial, en tanto que en el PS, PPD y PRSD sacan cuentas alegres por el fuerte incremento que experimentan ya sea en votos como en parlamentarios.

A pesar de su simultaneidad, las elecciones presidencial y parlamentaria tomaron cursos distintos. No obstante el buen resultado parlamentario, la derecha dura representada por la UDI no pudo impedir la pérdida de las candidaturas de Bombal y Fernández, el primero alcalde en tiempos de Pinochet, y el Fernandez, exministro del interior de la dictadura y artífice de la constitución del 80. Y en la elección presidencial la candidatura de la UDI se perdió con el ingreso a última hora de Sebastián al ganarle éste la posibilidad de pasar a la segunda vuelta. A favor de la UDI se cuenta la reelección de Novoa, exsecretario general del gobierno de Pinochet, y la elección de Longueira, secretario de la juventud bajo Pinochet, como senador por Santiago oriente. La votación de la UDI (22%) fue casi similar a la obtenida por Lavín (23%), lo que señala claramente que el soporte de Lavín está conformado íntegramente por la UDI, reduciendo su representación a la derecha dura, pinochetista, fraguada en tiempos de Pinochet a través de las alcaldías, las que fueron utilizadas como vías de un posicionamiento político que ha logrado perdurar en el tiempo.

RN evitó su desaparición del mapa político gracias a la incursión presidencial de Sebastián, pero su peso dentro de la derecha sigue siendo significativamente menor al de la UDI. De hecho, la votación de Sebastián (25%) sobrepasó con creces la de RN que alcanzó tan solo al 14%. Por tanto, se puede afirmar que su apuesta por abrirse hacia el centro -una vez que la precandidatura presidencial de la DC (Soledad Alveal) quedó fuera de carrera- fue exitosa. De hecho, la votación lograda, de más de 10 puntos porcentuales por sobre la de su partido, así lo señala. No fue la derecha dura la que votó por él, sino que un centro político que no se sentía representada con los candidatos en carrera. Un centro político veleidoso, volátil, caprichoso, que no pudo sustraerse al encantamiento de un discurso embriagador de quien es el Berlusconi chileno. Un verdadero encantador de serpientes que ha amasado una fortuna a partir de la nada, proveniente de una familia DC. Un centro político cuyo comportamiento de alguna manera está señalando una suerte de derechización en la sociedad chilena que ha caído al embrujo de un discurso basado en el emprendimiento, la innovación y las oportunidades, características que suelen adosarse a los empresarios, con exclusión de los demás. En este plano, la condición empresarial de Sebastián, más que constituirse en un escollo, pasó a ser una de sus fortalezas. Su visión del país como una empresa, y su imagen de empresario exitoso, en un ambiente donde la lucha de clases ha pasado a ser una entelequia histórica, parecen explicar su vertiginoso ascenso. En términos de negocios, inteligentemente, aprovechó una oportunidad dada por un nicho no cubierto del mercado electoral, para incursionar con los resultados ya conocidos.

En la parte 2 haré similar análisis de la candidatura presidencial de la Concertación para después entrar de lleno a lo que será la segunda vuelta donde Michelle deberá ganar, sí o sí, pero ello pasa necesariamente por asumir el actual escenario. Sebastián logró perforar la Concertación, por lo que –en términos médicos- habrá que cerrar la perforación para evitar mayores pérdidas y recuperar una gran mayoría sobre la base de los logros gubernativos alcanzados, y la denuncia, de una derecha responsable del origen de la desigualdad imperante, que a la fecha no hemos sido capaces de superar, pero que redoblaremos los esfuerzos en esa dirección. Pero que no nos vengan a vender la pomada que Sebastián resolverá el drama de la pobreza. No serán los causantes de ella los que la resolverán.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Rodolfo,

Espero ansioso la segunda parte de su disertación. Si me pudiese aclarar por qué gente que no tiene donde caerse muerta votan por un candidato de derecha. Que sea de la derecha dura o blanda da lo mismo. El objetivo del derechista es el mismo: quitarle poder y dinero al gobierno en materia de políticas sociales, y usar el gobierno para beneficiarse (ellos y sus pares domésticos o foráneos) en el aspecto económico. Se adjudican el patrimonio nacional, sea en materia prima o material humano. Con ellos en el poder pasamos de ciudadanos a vasallos. Recordemos que ellos tuvieron control del país por más de diecisiete años, y todavía no salimos del hoyo que nos cavaron. El Piñela (o Piñera) es un rasca oportunista, terriblemente ambicioso. Se hizo multi porque es capaz de robar. No fueron sus antepasados los que juntaron su fortuna. Se la robó él mismo. Desgraciadamente, los que nos sentimos poca cosa admiramos al rico, como si el dinero les diera belleza física y autoridad moral. Es exactamente al revez, por lo menos en lo moral. Si no votamos por Bachelet nos pasamos de huevones.

JM

nomono & lopez dijo...

buen análisis. Esta peliaguda la cosa...

A mi juicio, a Bachelet le falta el carácter que a Lagos le sobra. Creo que la gente lo nota

Si se pudiera votar en el extranjero (cosa que Ricky prometió), fijo que sale la Michelle...

un abrazo
René

Anónimo dijo...

Don Rodolfo,

Escribo nuevamente para proponer una opción a los que no son ricos pero pienzan votar por Piñela. Como esta movida se trata, en la realidad, de un autoflagelo (véase mi comentario poco fino de ayer), les propongo que en vez de alentar la opción derechista, cojan una piedra de tamaño grande, de unos cincuenta kilos (las señoras y señoritas pueden elegir una piedra menor), y la acarréen durante el día, de mañana a noche, por cuatro años. El peso y agobio de esta piedra representaría, sin exageración, el efecto Piñela a nivel personal, para la gran mayoría de los chilenos. Y así no nos tienen que cagar el país, en la eventualidad de que la suma de huevones sea mayor a los no-huevones el quince de enero. Me dirijo directa y personalmente al que se saca la cresta trabajando pero no alcanza a pagar las cuentas, a los que aspiran ir a la universidad o ya lo hacen, a los con enfermedades crónicas, a los sin trabajo, a los con alguna discapacidad, a los que viven en la miseria (no es culpa de uds.), a los que les intereza el arte o la ciencia pura, a todos los profesores y profesoras, enfermeras y enfermeros, obreros de toda índole, campecinos, labradores, dueñas de casa, asesoras del hogar, padres y madres que quieren un país con oportunidades reales para vuestros hijos e hijas, choferes de taxi, micro, o bus, pescadores, sicólogos, huasos, mineros, cocineros, panaderos, vendedores ambulantes, etc…etc…etc. Si cualqueira de ustedes está pensando en votar por Piñela, elija una piedra con bordes filudos, dificil de sostener sin dolor, y acarréela por algunas horas. Si alguien le pregunta por qué lo hace, dígale que está pensando votar por Piñela, y quiere ver cómo van a ser los resultados de su presidencia. Muchas gracias.

JM.

Fabián Muñoz Rojo dijo...

Querido Rodolfo:
Tus comentarios son muy buenos, sobre todo para la gente allende la cordillera, que esperaba un resultado más contundente. Pero, como decía el General Perón, "la única verdad es la realidad" y la perforación de las organizaciones políticas y de las ideologías es pan corriente en estas latitudes.
Lo que me parecería es que más que cerrar, Chile debería abrir los caminos para poder lograr una integración latinoamericana más eficaz.
El paso de Jama es uno de las integraciones.
El otro es ver de qué forma las experiencias de votos en el exterior (caso Argentina) pueden servir para lograr que los chilenos que viven en el exterior(como los españoles, los italianos, etc) puedan incidir en el destino de sus congéneres y futuras generaciones.
El estar afuera del país más que una condena debería servir para redoblar esfuerzos de cooperación y solidaridad.
Felicitaciones por la nota.
Abrazo
Fabián Muñoz

 
Blog Directory